Back on the road!

He vuelto. Al menos al Blog….

Este tiempo he estado pensando en esa pregunta que solíamos hacer cuando entablábamos una conversación en SL y decíamos …”que te trae por aquí?”

Los viejos de SL la hemos formulado un montón de veces..

Qué nos trae por aquí?

Mi historia se remonta a los Sims, ese juego maravilloso donde podíamos hacer  lo que queríamos… llenarnos de dinero o matar a nuestros mayores enemigos :) Confieso que construir una piscina y dejar a un amigo dentro era muy divertido!

Cuando entré en Second Life, pensé que sería igual. Tonta de mi! Por Dios! Olvidé que los demás avatares eran también seres humanos detrás de una pantalla. Difícil no? Ya no los podía manejar a mi antojo… Entonces era momento de decidir jugar a ser un avatar o jugar a ser real…

He llegado a la conclusión que Nive no es más que una extensión de mi ser. Refleja mis errores, mis pasiones, mis fracasos y mis fantasías más ocultas. Por más que lo haya intentado Yo soy Nive, al menos una parte de ella. Y es fantástico! A través de Nive, sin dejar de ser yo misma he hecho cosas maravillosas, cosas que quizás no me atrevo a llevar a cabo en mi vida real.

En mi recorrido de años virtuales he escuchado de todo, y aunque ya no frecuento mucho el mundillo virtual, he conocido gente que me ha sorprendido mucho más que la gente “real”…. y les puedo asegurar que en mi RL he conocido historias como para escribir un libro!. Es fabuloso pensar que la gente pueda disociarse de tal manera que dejan su ser real para vivir aventuras virtuales. Hasta el día de hoy me pregunto cómo es que lo hacen… definitivamente yo no puedo o no quiero…

Y no quiero, definitivamente no quiero. No me atrevo a decir que admiro a quienes lo logran hacer, es más, creo que debe crearles cierto conflicto interno, será que al final del día terminan preguntándose quienes son realmente?

En fin… ese no es mi problema, sé quien soy y él lo sabe también.

Tú lo sabes?

 

Hoy quiero vivir en Second Life

Les ha pasado alguna vez?

Alguna vez pensaron y desearon fervientemente y con todas sus ganas vivir al menos un instante en el mundo virtual?

Ya sé que Second Life está un poco “venido a menos” … pero por algunos minutos me encantaría mudarme a ese lugar donde cada minuto vale una hora y cada día es una vida.

Por que?

Será que deseo escapar de esta RL donde los problemas nos agobian?

No lo sé… solo sé que me encartaría recorrer todos los sitios que Second Life nos ha brindado… recorrer las playas desiertas, los bosques, las casas fantasmas y hasta los memoriales para recordar a los que ya no están, que muchos usuarios se han encargado de diseñar…

De más ésta decirlo… siempre con mi Berna, sin él, no hay mundo virtual.

A veces ésta vida nos agota,tenemos ganas de dejarlo todo y sumergirnos en un mundo donde no hay problemas, donde recorremos sims maravillosos que ni siquiera imaginamos qué pasaba por la cabeza de sus creadores al construirlos… pero que es un placer recorrerlos…

Hoy quisiera vivir en Second Life, quisiera recorrer cualquier lugar, conocer gente que nunca jamás conoceré en mi vida real. Quisiera quedarme a dormir  en mi sim favorito sin tener que preocuparme si habrá mosquitos, hará calor o frío…. total, tengo mi inventario lleno de provisiones!

Es genial pensar en cargar con una mochila llena… y que no nos pesa ni un kilo! El inventario es perfecto! Ojalá lo tuviéramos en nuestra RL….  o no?

Second Life me dio la posibilidad de conocer y de amar a un ser maravilloso, y de que ambos pudiéramos entender cómo es este mundo. Hoy quiero estar vivir en Second Life, quiero ir a la casa de mi Berna… abrazarlo fuerte y dormirme junto a él.

Nive

Un mundo mejor

En mis últimas y aisladas incursiones al metaverso me he cruzado con un par de viejos avatares conocidos que se sienten furiosos porque “Secon Life no es lo de antes”.

“Lo de antes” supongo, es cuando participaban muchos residentes y esto permitía que se emprendieran proyectos, que se concretaran reuniones sociales en numerosos grupos, que se compartiera entre ciudadanos del mundo: de repente hablabas con un colombiano y al rato estabas puteando a un mexicano (?).

Resumiendo, “Lo de antes” que tanto añoran los residentes viejos, parece ser cuando Second Life tenía algunas cuentas activas que duraban más de una semana.

Hoy, en las puertas del 2016, Second Life es cualquier cosa, menos “Lo de antes”. Pululan pocos avatares lastimosamente vestidos, llenos de porquerías de Freebies que sueltos de texto andan pidiendo sexo, o armas, o dientes para jugar a los vampiros: lo quieren todo gratis y YA.

Como si Second Life se tratara de un gran organismo de estado ausente buscan, exigen, reclaman objetos para su avatares y las variopintas actividades que quieren realizar: cazar dragones, matar zoombies, prostituir una anciana (?).

-¿Oye dónde puedo conseguir cabello?, te dispara una residente con un día (un día!) de vida, que viste las peores ropas gratis mal combinadas y una calva reluciente que parece un melón amarillento.

-¿Sabes abrir cajas?, le respondo, intentando ponerle onda a su pregunta con exigencias.

Tid_Kidd_wiki2Sin responder ni agradecer, tan maleducadamente como había llegado, se retira caminando a los brincos, desnudando además la ausencia total de un AO digno, al menos uno que le lleve la keka sin parecer un androide con diarrea.

Viviendo estos momentos lamentables me pregunto ¿Y estas gentes de dónde han salido? ¿Son millennials que ahora descubren Second Life? ¿O son boludos que se pudieron comprar los famosos Oculus Rift y no saben dónde probarlos?

Empujones, propuestas de sexo, faltas de respeto, creer que todo mágicamente les será dado porque ya “están  de vuelta” en las redes sociales… esa es la característica que define a los nuevos residentes de Second Life.

Ira, ira, ira…sal de mi

Yo también siento indignación -no como para salir a protestar a la Puerta del Sol (?)- pero me corre por las venas.

Y dentro de ese ardor, que me induce a mandarlos a todos a la puta madre que los parió, nace como una margarita en un tacho de basura algo que se llama instinto de supervivencia.

Y ese instinto es el que me ha llevado a reflexionar que, sin residentes, no habrá más Second Life. Así que nosotros, los veteranos, tenemos una sagrada misión: ayudar a los recién llegados, con tal de que Second Life siga existiendo.

El sacrificio es mucho, lo se. La tarea no es sencilla, también. Intenta tu, querido lector, de explicar a una descerebrada que lo único que sabe usar es Instagram, cómo vestirse un cabello sin que le quede la caja pegada a su brazo.

Los veteranos, tenemos una sagrada misión: ayudar a los recién llegados, con tal de que Second Life siga existiendo.

Tal vez este viaje que he decidido emprender, me llene de alegrías. Lo dudo. Ya no tengo edad ni paciencia para semejante empresa, pero se que está en juego la plataforma que me albergó sin pedirme nada a cambio todos estos años.

Porque sí hubo un tiempo en Second Life en el que sus residentes compartian charlas de amistad, escuchándose, ayudándose y pensando en los otros.

Y aunque ese tiempo ya no regrese, al menos, hacer algo para que el presente cambie.

Estoy seguro que valdrá el trabajo por tantos amigos que he tenido: por lo que ya no están y por los que sigo esperando.

Los quiero mucho, felices fiestas.
Berna

Imagen crédito: Poultry Report

Cuando jugar a enamorarse puede ser peligroso

Pocos sentimientos son tan intensos como el amor. Podríamos decir que es el motor de nuestra vida y una de las experiencias más motivantes que podemos sentir.

El amor “real o virtual” es una emoción y como tal es algo intenso y que tiende a  escaparse de nuestro control voluntario.

El amor, como toda emoción secundaria tarda en aparecer, es decir que requiere de la socialización y de un proceso de maduración de nuestro sistema nervioso para manifestarse.

¿Qué ocurre cuando esa emoción se comienza a manifestar y a salpicar nuestros espacios cotidianos? Obviamente, habrá algunas consecuencias.

Pero en SL tenemos la percepción de que tales consecuencias no existen o son mínimas. Nos ampara el anonimato ¿qué puede pasarnos?

Y no son solo nuestros sentimientos. Está el otro.

Alguien desconocido pero por momentos muy cercano. Ese alguien, que además de operar un bello avatar, es una persona con una sensibilidad a la que podemos herir si no somos conscientes que detrás de nuestra vida virtual hay sentimientos reales.

Por otra parte, nuestras parejas reales no se sentirían cómodas si supiesen que mantenemos una relación sentimental paralela, aunque sea con alguien que nunca conoceremos personalmente.

Continúa leyendo Cuando jugar a enamorarse puede ser peligroso

1000

Cada uno de esos mil latigazos a los que ha sido condenado Raif Badawi, el blogero saudí nos deben doler a todos, porque semejante castigo le ha sido impuesto por pedir democracia para su país en su Blog.

Raif ya fue castigado corporalmente con 50 latigazos antes, pero la pena no pudo terminar de cumplirse por cuestiones de salud: los monstruos del Tribunal Supremo de Arabia Saudí necesitan al joven vivo para seguir torturándolo.

Y no solo los 1000 latigazos son la pena que le han impuesto, también deberá cumplir con 10 años de cárcel y 10 años de prohibición de salir de su país, además de la destrucción de su computadora.

Continúa leyendo 1000

“Queremos ser el YouTube o el WordPress de la realidad virtual”

Ebbe Altberg CEO de Linden Lab cuenta detalles del nuevo proyecto de realidad virtual, que por ahora, lleva el nombre de “Sansar”.

Permitió la socialización virtual entre usuarios antes que Facebook. Se adelantó en varios años a los bitcoins con su moneda virtual, el linden. Popularizó el término avatar, anticipándose a la película de James Cameron. La plataforma Second Life, un mundo virtual completo con sus casas, negocios, incluso con universidades, llegó a estar habitada por 1.100.000 avatares, dobles de sus usuarios reales, en 2007.

Desde entonces, quienes la utilizaban han ido abandonándola. Ahora, con el auge de los cascos de realidad virtual, la compañía que la creó pretende reconquistarlos para colonizar una nueva tierra prometida. Sansar es el nombre, aún provisional, para un mundo digital completamente nuevo con el que esperan lograr “decenas de millones” de usuarios.

Mucha gente me pregunta: ‘¿Second Life sigue funcionando?’. ¡Pues claro! ¡Tenemos casi doscientas personas en la compañía viviendo de Second Life!

Las exclamaciones salen de boca de Ebbe Altberg, que comanda Linden Labs desde hace un año. En la plataforma viven aún 900.000 usuarios y tiene un producto interior bruto de 500 millones de dólares (439 millones de euros). Solo en 2014, sus usuarios obtuvieron beneficios por valor de 60 millones de dólares (52 millones de euros) haciendo negocios en ella.

Realidad virtual, la última frontera

1431335151_970268_1431362910_sumario_grande
Avatar de Ebbe Altberg en ‘Second life’.

Si sigue tan activa, ¿por qué ya no se habla de la plataforma? “Su concepto se adelantó a la tecnología disponible”. ¿Lo puede explicar mejor? “Pues que si invitas a tocar en directo a Duran Duran no puedes tener una plataforma que solo admita a 50 o 60 asistentes a su concierto”, responde. El ejemplo del grupo británico, que es real, necesita contexto: “No disponíamos de banda ancha suficiente, ni los rendimientos que consiguen las unidades de procesamiento hoy, ni la posibilidad de que los avatares se movieran de manera suave y natural, no como robots”.

Continúa leyendo “Queremos ser el YouTube o el WordPress de la realidad virtual”