Muchacha ojos de papel

el

 

 

Muchacha ojos de papel,
¿a dónde vas?
Quédate hasta el alba.

Muchacha pequeños pies,
no corras más.
Quédate hasta el alba.

Sueña un sueño despacito entre mis manos
hasta que por la ventana suba el sol.

Muchacha piel de rayón,
no corras más.
Tu tiempo es hoy.

Y no hables más, muchacha
corazón de tiza.
Cuando todo duerma
te robaré un color.

Muchacha voz de gorrión,
¿a donde vas?
Quédate hasta el día.

Muchacha pechos de miel,
no corras más.
Quedate hasta el día.

Duerme un poco y yo entretanto construiré
un castillo con tu vientre hasta que el sol,
muchacha, te haga reír
hasta llorar, hasta llorar.

Y no hables más, muchacha
corazón de tiza.
Cuando todo duerma
te robaré un color.

Luis Alberto Spinetta compuso esta maravillosa canción para su novia entre 1967 y 1970, cuando ambos eran muy jóvenes. El amor entre ellos no fue para toda la vida, pero el tiempo los mantuvo unidos como amigos. Hace pocos días hablaron por teléfono, ella lo llamó, preocupada por su salud.

El flaco Spinetta, enfermo, le dijo algo que la conmovió:

“Vengo preparándome toda la vida para este momento, y yo ya dije todo lo que tenía que decir'”

La belleza infinita del arte nos dejará para siempre una “Muchacha ojos de papel” de nuestra adolescencia en el recuerdo a cada uno de nosotros. Cómo no estremecernos cada vez que escuchamos este sonido que nos acompañó en nuestros primeros amores de la vida.

Desde aquí un gran abrazo flaco, gracias por tanta magia.

Un comentario Agrega el tuyo

Tu opinión es bienvenida, ¡anímate a escribir!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s