Sueños digitales

el

La obra ciberpunk Snow Crash de Neal Stephenson tiene momentos en los que cuesta creer que fuera escrita en el siglo pasado. Sin duda una visión del futuro sobrevoló la mente del autor durante la composición de su novela.

La exacta descripción de el Metaverso tal cual lo conocemos hoy en el capítulo 5 es impactante.

Esto escribía Neal Stephenson en 1992:

Hiro Protagonist, por el artista Dany Moll

“Al acercarse a la Calle, Hiro ve salir a dos parejas de jóvenes de Puerto Cero, el puerto local de entrada y parada del Monorraíl; es probable que estén usando los ordenadores de sus padres para una doble cita en el Metaverso.

No está viendo gente de verdad, claro. Todo es parte de la imagen en movimiento dibujada por su ordenador según las especificaciones que le llegan por el cable de fibra óptica. Las personas son piezas de software llamadas avatares. Son los cuerpos audiovisuales que usa la gente para comunicarse en el Metaverso.

El avatar de Hiro está también en la calle, y si las parejas que salen del Monorraíl miran en su dirección pueden verlo igual que Hiro los ve a ellos.

Podrían conversar, Hiro en el Guarda-Trastos de Los Angeles y los cuatro adolescentes quizá en algún sofá de algún barrio de Chicago, cada uno con su portátil. Pero no es probable que entablen conversación, no más de lo que lo harían en la Realidad. Son buenos chicos, y no querrán hablar con un mestizo solitario con un elegante avatar a la medida y un par de espadas.

Tu avatar puede tener el aspecto que desees, según las limitaciones de tu equipo. Si eres feo, puedes hacer que tu avatar sea atractivo. Aunque acabes de salir de la cama, tu avalar puede lucir ropas hermosas y un maquillaje profesional. En el Metaverso puedes ser un gorila o un dragón o un enorme pene parlante. Si recorres el Metaverso durante cinco minutos verás ejemplos de todas esas cosas.

El avatar de Hiro tiene la misma apariencia que Hiro, con la excepción de que, lleve lo que lleve Hiro en la Realidad, su avalar siempre viste un kimono de cuero negro. A la mayoría de hackers no les van los avalares llamativos, porque saben que hace falta mucha más sofisticación para mostrar un rostro humano realista que un pene parlante.Más o menos como la gente que realmente entiende de moda y puede apreciar los pequeños detalles que diferencian un traje de lana gris barato de un traje de lana gris caro y hecho a medida.

Hoy día, casi todos los avalares son anatómicamente correctos y se crean desnudos como un niño, así que hay que adecentarse antes de salir a la Calle. Salvo que tu avatar sea intrínsecamente indecente y no te importe.

Las dos parejas que han salido del Monorraíl no se pueden permitir avatares a medida y no saben cómo escribirse uno ellos mismos; han tenido que comprar avatares hechos en serie. Una de las chicas lleva uno bastante mono.

La otra chica es una Brandy y su compañero es un Clint. Brandy y Clint son modelos en serie muy populares. Cuando las adolescentes blancas sin demasiados recursos económicos tienen una cita en el Metaverso, invariablemente se van a la sección de juegos de ordenador del Wal-Mart local y compran una Brandy. El usuario puede seleccionar tres tamaños de pecho: improbable, imposible y ridículo.

Brandy tiene un limitado repertorio de expresiones faciales: mona con pucheros, mona y voluptuosa, vivaracha e interesada, sonriente y receptiva, mona y colgada.

Sus pestañas miden más de un centímetro, y el software es tan barato que están dibujadas como astillas sólidas de ébano. Cuando una Brandy agita las pestañas casi puedes sentir el aire que desplazan.

Clint es la contrapartida masculina de Brandy. Es tosco y guapo y su gama de expresiones faciales también es extremadamente breve.

Hiro se pregunta ociosamente por qué se habrán juntado esas dos parejas. Está claro que proceden de clases sociales distintas. O quizá sean hermanos de diferentes edades. Por fin llegan a la parte inferior de la escalera mecánica y se mezclan con la multitud de la Calle, en la que hay Clints y Brandys suficientes para fundar un nuevo grupo étnico.

La Calle está concurrida. Casi todos americanos y asiáticos; en Europa aún es de madrugada. Debido a la abundancia de americanos, la multitud tiene una apariencia chillona y surrealista. Para los asiáticos es mediodía y visten trajes azul oscuro. Para los americanos es tiempo de ocio, así que tienen cualquier apariencia que el ordenador sea capaz de dibujar.”…

Tu opinión es bienvenida, ¡anímate a escribir!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s