Los alemanes se vuelan la cabeza por amor

el

María Zaragoza juega en su último libro con la fragmentariedad de una realidad contruida a pedazos, como la de las redes sociales

Amor, relaciones personales y tragedia en su nueva novela

Internet lo ha cambiado todo. No solo las relaciones personales, la circulación de información o los intercambios económicos. También la forma de concebir novela.

Tras el Ateneo Joven de Sevilla de 2010, una intensa novela coral ha devuelto a María Zaragoza (Campo de Criptana, Ciudad Real; 1982) a las listas de premios con «Los alemanes se vuelan la cabeza por amor», que le ha valido a la escritora el último Ateneo Ciudad de Valladolid.

La trama gira en torno a un espacio común, la Plaza, que conecta a diferentes personajes con historias que se cruzan, se postean y entrelazan. El amor, las relaciones personales, la tragedia y la crueldad no son ajenas a ellos. «Los alemanes se vuelan la cabeza por amor», explica Zaragoza en una visita a Santiago, es «una metáfora de todos esos sitios virtuales, de todo tipo, que existen».

“La novela es una metáfora de todos esos sitios virtuales, de todo tipo, que existen”

«Cuando empecé a escribir la novela estaba muy metida en los foros, a menudo literarios, sobre fotografía… Todo lo que me interesaba. Ahí me di cuenta de que la gente tenía relaciones mucho más intensas en los foros, o explotaba de forma más fuerte, que como lo harían en la vida real con su primo, un vecino, o su madre».

En la novela, explica Zaragoza, los personajes se sienten más libres en la Plaza que en la calle. Allí establecen relaciones más reales que en el mundo real: «La ciudad de la novela sería internet, por eso está construida con restos de conversaciones pasadas, presentes y futuras. La Plaza es la red social que a ti más te guste, en mi caso es Facebook; y las mesas, los grupos de amigos que se hacen».

En ningún momento nombró ninguna red social ni nada directamente relacionado con internet, porque su intención era categorizar y formular una historia desligada de la coyuntura actual. «Tengo la intención de que se entienda bien ahora y dentro de 20 años. En ningún momento hago un traslado específico a internet, que cambia a una velocidad impresionante. En internet, no sabemos lo que va a pasar de aquí a tres años», prosigue.

“En la experiencia de internet, tú no vives constantemente, en tiempo real, qué es lo que está haciendo la gente que son tus amigos en la red. Tú ves lo que ellos proyectan en un tiempo determinado.”

El libro es un abanico con diferentes puntos de vista y realidades que saltan en el tiempo y en el espacio, pero que nos llegan a través de la mirada de un protagonista. «En la experiencia de internet, tú no vives constantemente, en tiempo real, qué es lo que está haciendo la gente que son tus amigos en la red. Tú ves lo que ellos proyectan en un tiempo determinado. Así, en la novela realmente el narrador único es Antonio, pero él tiene una forma de conocer los diferentes retazos sobre lo que piensan los demás personajes, que no voy a desvelar. Y además, Antonio cuenta las partes que a él le interesa contar. Al final sabes por qué esos trozos son los que Antonio sabe».

Fuente: ABC.es

Anuncios

Tu opinión es bienvenida, ¡anímate a escribir!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s