Newbie prostitute

2950307789_25084e1b5b_b

“Nice boobs”, me dijo… y así comenzó la conversación con aquella italiana, que pretendió introducirme en el mundo de la protitución en Second Life.

Era una chica de 24 años, modelo y prostituta virtual, casada, con hijos y con una foto del mundo real que dejaba muchas dudas.

Destacó todos mis atributos físicos y me aseguró que me iría de maravillas en el mundo del sexo sin amor. Ella ofrece voice y cam. Tiene varios hombres que le pagan, por lo menos, 3000 lindens por encuentro, pero según afirmó, a mi me pagarían sólo 1000.

“Al parecer el cliente estaba indeciso, pero me gusta pensar que la balanza se inclinaba a mi favor.”

Todo iba bien hasta que un potencial cliente pisó la isla y la chica se transformó. Comenzó a desplegar todas sus armas de seducción con un único objetivo, obtener su dinero virtual. Ofreció todo lo que tenía para ofrecer, sexo, cam, voice y hasta llegar a amarlo si había cash. Incuso se divorció en unos segundos del hombre al que hacía un año no veía por Second Life, pero mantenía en su perfil.

Al parecer el cliente estaba indeciso, pero me gusta pensar que la balanza se inclinaba a mi favor. Ya molesta, me catalogó como una newbie prostitute con una free skin, y aunque en mi mayoría soy free, para comprar la skin que llevo tendría que haber juntado un linden por día durante casi cuatro años… agradezco a quien me la regaló.
Entre idas y venidas nuestro cliente accedió a pagar. Las aspiraciones de la italiana se habían desmoronado, solo cobraría 300 lindens habiendo ofrecido todo su ser.

El prometió llevarnos a su casa, asi que esperamos ansiosas. Ella comenzó a cambiarse de ropa, zapatos, pelitos… Practicamente me obligó a cambiar mi melena, estoy segura que me la habría arrancado con sus propias manos de poder hacerlo, porque a su criterio, parecía de plástico. “Debemos arreglarnos para el cliente”, afirmó.

La cuestión fue que el desenlace no fue el esperado. El TP nunca llegó. Ella no obtuvo sus lindens y se marchó y a mi me hubiese gustado comprobar si efectivamente la balanza se inclinaba a mi favor.

Imagen cortesía de Vickie Shan.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Un exquisito post lleno de ironiía, estás afilada!!! Felicitaciones!

Tu opinión es bienvenida, ¡anímate a escribir!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s