Violencia de género y maltrato sexual en mundos virtuales

el

Rota. No solo el alma

Acoso, persecución y otras formas de violencia de género en el mundo virtual son similares a las que se ejercen en la vida real, afirmó la Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM), con motivo de celebrarse el Día Internacional de Internet.

La entidad lanzó una campaña para “el uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) para la promoción de los derechos de mujeres y niñas” y alertó “sobre los riesgos y formas de violencia en los entornos digitales”, que detalla en un informe junto a medidas de prevención.

Algunos de esos peligros son la cyber persecución, que resulta del envío repetido de mensajes amenazantes o intimidantes, y el acoso o ciberbullying, como se llama al hostigamiento, denigración y maltrato, por lo general de chicos y adolescentes a sus pares.

Otro riesgo es el sexting, difusión de contenidos de tipo sexual en fotos o videos que alguien produce y envía a través del teléfono móvil u otro dispositivo.

Y por casa cómo andamos

He recogido el testimonio de muchas mujeres que han sufrido diferentes tipos de acosos en Second Life, tanto como para abandonar sus cuentas de residentes.

Como en toda comunidad, el aparente anonimato les permite a los acosadores nadar como peces en el agua, esperando sus preciados bocados, generalmente recién llegados que no dominan aún el mundo virtual.

Para evitar sufrir este tipo de violencia se recomienda no brindar datos personales a los avatares, no utilizar sus cuentas de Facebook de la vida real  para relacionarse con avatares, evitar el intercambio de fotografías personales y evitar dejar el visor con la contraseña recordada si hay menores en el hogar.

Algunos consejos
Si estás siendo víctima de algún tipo de acoso o maltrato, por favor seguí estos consejos:

  • Comunicar a otra persona y guardar como prueba todo mensaje intimidatorio o imagen nociva que se reciba por internet. Salir inmediatamente del sitio cuando la situación se torne hostil o incómoda.
  • Al terminar una relación sentimental, limitar la información personal en las redes sociales y cambiar todas las contraseñas.
  • Avisar a un familiar o a alguien de confianza antes de tener una cita con una persona con quien sólo se tuvo contacto a través de internet, y detallar lugar y hora del encuentro.
  • Ante cualquier material ofensivo o denigrante en una web, hay que exigir al propietario que lo retire de inmediato.
  • En Second Life existe la posibilidad de realizar denuncias por acoso u otras formas de violencia, debes leer Que hacer en caso de infracción en Second Life.

Para más información te podés comunicar en Argentina al teléfono gratuito 0800 999 2345 ó por correo electrónico a 0800@inadi.gob.ar

Vía: DIario La Capital

photo credit: ~Alia~ via photopin cc

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Este es un tema interesante, a veces poco tenido en cuenta pero a veces muy exagerado.
    Es bueno recordar que en Second Life, Facebook, Twitter, Skype o cualquiera de estas plataformas no existe un anonimato real. Todo proveedor de servicios sabe quien es su cliente y “todo juego tiene sus reglas”. Lo que ocurre es que Linden Labs se muestra en ocasiones extremadamente ineficiente para atender los incidentes de este tipo. (Imagino que deben estar de ellos hasta el moño) y si es en español, es casi inexistente el servicio. Tienen el problema de a veces adoptar lo que se conoce como “la solución del cornudo” (sacar el sofá de la casa) y pueden paralizar o cerrar la cuenta a quien a veces no ha hecho nada malo. Es por eso que muchas víctimas del llamado cyber acoso no reclaman o a veces no lo hacen porque están tan sucias como el mismo acosador.
    Es cierto que muchas personas en SL damos rienda suelta a sentimientos y que a veces nos suele afectar una mala acción de alguien de quien no lo esperábamos pero que la mayor parte de las veces y a fin de cuentas no conocemos.
    Para evitar males mayores, efectivamente, no se debe compartir información personal con cualquiera (yo diría que con casi nadie) porque ya sabemos y está dicho que los amores de hoy pueden ser los odios del mañana. Si tenemos cuenta de Facebook, la personal dejarla exclusivamente para los amigos de la vida real y hacer otra exclusivamente para el avatar en la cual no se debe dar información de nuestra persona real de manera pública ni a todos los “amigos”. Las contraseñas ya dea de SL, FB o demás, no se le dan a NADIE y a quien me pida eso alguna vez en nombre de la confianza o del amor, lo defraudaré.
    En cuanto a las pruebas, únicamente Linden Labs podría saber si una conversación de esas que tanto aportan en SL como “evidencias” para romper relaciones, dividir grupos y crear enemistades han tenido lugar porque son falsificadas muchísimas veces.
    Y esto del cyber acoso por supuesto tiene ver tanto con el depredador(a) o acosador(a) como con la víctima pues los veo a ambos como responsables, uno por hijo de puta y la otra por gilipollas. ¿Salir con alguien a quien solo conoces a través de una pantalla de ordenador? No sé. Una sola vez lo intenté y la persona en cuestión no tenía que ver conmigo ni de lejos. Decepción total.
    Los acosadores saben bien con quien se meten. Si te notan débil o con “pocas luces”, se cebarán en tí.

  2. Ruben dice:

    No pienso igual con respecto a que el acosador(a) y el acosado(a) sean ambos responsables. Claramente hay una víctima, y es la que creyó y le confió sus datos personales, fotografía o contraseñas al otro.

    En Second Life he escuchado de las más varidas situaciones:

    – Un grupo se burla de alguien al punto de que no entre más o cambie de cuenta.
    – Un grupo con el que se compartían prácticas relacionadas con la sexualidad intenta llevar el rol a la vida real.
    – Un acosador amenaza con publicar fotografías reales de la víctima.
    – Una persona que ha compartido detalles de su identidad teme ahora que sea develada al enemistarse con el otro.
    – Por temor a una pareja virtual eliminar o alejarse de avatares más frecuentados.

    Claro que estos casos se pueden dar en todo tipo de comunidades, pero como todavía no sabemos qué efectos tiene el entorno 3D en las personas -de hecho se están realizando tratamientos con realidad virtual a personas con fobias- pienso que residiendo en Second Life, la persona podría estar bajo algún tipo de alejamiento de la realidad que la confunda y sea más permeable al acoso.

  3. Bueno, insisto en que hay culpabilidad en ambos lados. Es que si confias aspectos íntimos de tu vida real que puedan perjudicarte de alguna manera a quien NI SIQUIERA CONOCES EN LA VIDA REAL, a alguien que no sabes cómo actuará, pues eres CULPABLE de ser idiota. Hay usuarios(as) a quienes puedes llegar a conocer más o menos y saber hasta donde confiar, pero siempre hay límites.

    Veamos las situaciones que expones:

    – ¿Dejar de participar en algo que me gusta o me entretiene por que un tal “grupo” se “burle” de mí? Ni de coña.
    – No entiendo bien que es un “grupo con el que se comparte prácticas relacionadas con la sexualidad”. Si te refieres a algún grupo de esos de tipo rol con esclavos(as) y amos(as) u otra fantasía rarilla, no sé cómo es posible que quieran llevar eso a la vida real a menos que sea un puñado de personas a los que se les ha ido la olla y con decirles “que os vaya bien” es suficiente.
    – Si alguien trata de publicar fotos reales mías pues hay que ver primeramente qué tipo de fotos y en segundo lugar cómo las obtuvo. Si se las he dado yo, pues la tonta soy yo y si no se las he dado yo, pues está la justicia y mecanismos legales sobrados para saberlo y denunciarle (más una compensación material que seguramente exigiré).
    – Compartir con alguien detalles de mi identidad real significa que es alguien en quien confío de una manera u otra y como ya dije, seré siempre cuidadosa en qué le doy a conocer. La mayoría de las veces se trata de un quid pro quo tácito y muy personal.
    – ¿”Temor” a una pareja virtual? No veo por qué hay que “temer” ya sea a alguien que es mi pareja virtual o a la pareja de otro. Mi pareja debe comprender que tengo ciertas amistades virtuales como mismo ella tiene las suyas. El único caso en que no toleraría que mi pareja sea amiga de alguien es cuando ese alguien se trata de quien muestra marcadamente su desagrado por mí o me ha dañado, ofendido o insultado de manera pública o notoria y sin haberse disculpado jamás.

    Creo que en todos los casos expuestos estás hablando de personas con un problema de inmadurez, complejos, inseguridad y mucha debilidad de carácter. Una cosa es ser una víctima pasiva que probablemente seguirá siendo víctima muchas veces más y otra distinta es una víctima que no se deje acosar, que responda, que denuncie y enfrente a quien le acosa.

    1. nivecita dice:

      Hablar de CULPAS es demasiado, en todo caso serían responsabilidades. Concuerdo contigo en que deberíamos tener presente que existen límites a la hora de confiar nuestras intimidades a los demás residentes, pero pensar que se es culpable de una situación de violencia por ser idiota no me parece para nada acertado.

      Cada uno sabe por qué motivo está en SL, y sin duda debe haber muchas personas inmaduras, con complejos, con inseguridades, debilidades de carácter y vaya a saber uno cuántas cosas más, pero nada de eso justifica el hecho de que puedan ser violentados en sus derechos virtuales o reales.

      No es tarea sencilla para una persona que está sufriendo algún tipo de maltrato, poder responder, denunciar y enfrentar a quien le acosa… si así fuera, la violencia sería un problema sencillo de solucionar, no creen?

  4. Bueno, bueno, a ver si aclaro. No hablo de CULPA de la víctima en un sentido totalmente literal. El acosador es sin duda alguna y literalmente culpable porque se aprovecha de la debilidad o ingenuidad de alguien. Creo que ha sido una utilización semántica quizá desafortunada, pero no intencional. De todos modos, no creo mucho en las víctimas de ese tipo. De ahí mi afirmación de que muchas veces la supuesta víctima está tan sucia como el acosador.

    Yo me considero una persona normal. Estoy partiendo un poco de mi propia posición, de mi propio carácter basándome en lo que yo haría y lo que no, pero te aseguro que sin pensar con egoísmo.

    Siempre he afirmado una y mil veces que al ser los avatares dirigidos por nosotros, personas reales con sentimientos reales, podemos llegar a sentir cosas muy bonitas por otra persona que como yo sea un usuario(a). Pero me parece (a mí, personalmente), no diré idiotez, pero sí de un infantilismo preocupante la idea de sentirse “acosada” o “violentada” por alguien en SL. Es algo simplemente absurdo temer o huir de un puñado de píxeles que estén manejados por un(a) usuario de rasgos psicopáticos a menos que hayamos cometido el grandísimo error de haberle dejado entrar en nuestra intimidad real sin conocerle más. No dudo que haya casos de víctimas virtuales, pero la mayoría son puro cuento.

    No me considero ni más sabia que los demás ni más valiente pero en los 6 años que llevo en el Metaverso he visto de todo: furries, zoófilos, pedófilos, masoquistas, sádicos, hombres que van de mujer, mujeres que van de hombre, usuarios con hasta 20 avatares, gente que aparenta fragilidad y se inventan hasta enfermedades muy serias (que es algo con lo que es repugnante jugar), todo eso para inspirar lástima o acercarse a alguien que se compadezca, hacerse los(as) mártires, hay quienes “matan” a su avatar y hasta quienes “matan” a su persona real y dejan tras de sí un reguero de gente lamentando la desaparición física de un difunto(a) que ha decidido llegar a ese extremo de burla para después entrar con un avatar nuevo o que ya tenían creado. Porque es que hay mucha gente de una morbosidad ya francamente enferma y SL con su presunto anonimato, que no lo es, al menos les brinda una posibilidad de descargar esos instintos.

    No me siento ajena al malestar que pueda sentir una víctima. De mi propia experiencia te diré que una vez sufrí el engaño de alguien que no era quien resultaba ser. Aparentaba una sensualidad, una fragilidad e ingenuidad que tenía encantaba a muchísima gente. Fue mi intuición y mi sentido de la responsabilidad lo que impidió que yo me afectara más. Casualmente se hacía la víctima de otro avatar por cuya causa afirmó tener que haberse marchado ya una vez de SL. Pues resultó un personaje despreciable y obviamente enfermo que se fabricó toda una vida ficticia en Facebook incluyendo fotos, amistades también falsas y usaba una voz simulada en SL.
    Pero mi reacción ha sido la que considero que debe ser la reacción de cualquiera que sea realmente una víctima: desenmascarar, advertir a quienes pueden ser engañados, en fin, presentar batalla. No sentí temor, preocupación, miedo ni nada por el estilo, más bien decepción y asco.

Tu opinión es bienvenida, ¡anímate a escribir!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s